por Héctor Daniel Rosental 
Esopo fue/es un personaje real o una construcción colectiva que data del 500 AC, es decir que sus fábulas se remontan a 2500 años de antiguedad: La siguiente es una de ellas.

El filósofo Janio, (amo de Esopo) lo manda a los baños públicos a los efectos de que este le  informe cuanta gente hay en los mismos. Ni bien llega, Esopo se dedica a observar a la multitud que hace filas en las puertas de los baños y vé como a medida que la gente ingresa tropieza indefectiblemente con una gran piedra que obstruye la entrada, por fin uno de los bañistas quita la piedra del camiino allanando el ingreso a las piscinas

Vuelve Esopo a encontrarse con su amo para informarle que en los baños públicos había una sola persona, acude entonces Janio, entusiasmado con la idea de tener todo el gimnasio a su disposición y cuando llega se encuenra con una gran multitud, indignado le pide a Esopo una explicación y este le cuenta lo ocurrido, con lo cual, para Esopo, entre toda la multitud había solo una persona

A 2500 años de esa fábula, los militantes del campo popular queremos llegar a Octubre en las mejores condiciones para competir con un gobierno innoble, de corte mafioso, corrupto, con una gran capacidad de hacer daños irreparables a la Patria. Pero nos topamos con una gran piedra en el camino que nos obstruye el tránsito. ¿Quien puso esa piedra en el camino?, ¿a que intereses responde?, son preguntas a las que solo una persona puede responder: esa persona es Cristina , y la piedra es Randazzo, por supuesto que hay cantos de sirena a su alrededor que le susurran cosas innobles, sobre todo su jefe de campaña, Alberto Fernández, quien tiene una larga trayectoria de traidor y entreguista, pero debemos confiar en que nuestra jefa y líder quite el obstáculo del camino y lo ubique donde nadie pueda tropezar con él

Como se puede apreciar, 500 años son nada, y hoy como ayer asoma una sola persona en medio de la multitud.